A propósito del frío y la nieve…

Inviernos de frío y nieve

La próxima semana empieza la semana de los barbudos, normalmente la más fría del año, pero dadas las bajas temperaturas y nevadas que son noticia estos días, aprovechamos para hablar de ello y hacer memoria. Consultando la hemeroteca del Calendario del Ermitaño hallamos el testimonio, en sus páginas de la Crónica Anual, de los hechos relevantes sucedidos a lo largo de más de un siglo. Recuperamos algunos datos que nos sorprenderán ya que acostumbramos a perder la memoria sobre ellos:

Frío extremo:

1926 (diciembre) se registran -23,5ºC en San Ildefonso (Segovia)
1944 (25 de diciembre) se registran -19ºC en  La Granja (Segovia)
1956 (febrero) Se produce la ola de frío más potente vivida nunca en España y se registran -32ºC en el lago de Estagent (Lérida). Hay que hacer constar que este registro histórico fue superado el pasado día 6 de enero, también en Cataluña, por los -34,1ºC registrados en la estación meteorológica del Clot del Tuc de la Llança (Alt Àneu, Lérida).

Grandes temporales de nieve en toda España se registran los inviernos del 1926-27 y el 1941.

Nevadas insólitas en Barcelona:

1920 (17 de diciembre) en algunos puntos de la ciudad la nieve llega a dos palmos de grosor, y en 1924 (febrero) se llega también a un grosor parecido. Otras nevadas fueron en 1933, 1937, 1938, 1948 y 1962 (la última más recordada, con grosores superiores a los 80 centímetros). Las últimas pequeñas nevadas han sido en 1999 y 2010.

Esta información forma parte del artículo «El temps és boig i plou sobre mullat. 100 anys d’inclemències del temps», escrito por Norbert Tomàs y que saldrá publicado en la Revista Tonis el próximo mes de febrero.