Ancas de rana «a la capuchina»

Guisos del fraile

Ancas de rana » la capuchina»

Acaba de salir el primer cuaderno de la colección «El Ermitaño» titulado Cocinar en tiempos de crisis y, afortunadamente, disfruta de muy buena acogida. Los medios de comunicación se han fijado en algunas de las recetas más curiosas, como la forma frailuna de preparar las «albóndigas de rana»; una receta que fue leída y glosada jocosamente por Marcel·lí Virgili el día 16 de octubre en el programa radiofónico «Coses meves» de Rac-1.

Los antiguos frailes indicaban que las ranas «tienen el lomo verde, con Clapas negras que aumentan con la edad; la barriga blanca y las patas casi el doble más largas que el cuerpo «. Para los seguidores de la sección Guisos del fraile de la web del Calendario del Ermitaño quiero ofrecer hoy una nueva receta para guisar ranas en la capuchina escrita en un estilo bastante arcaico: «Pescarás las ranas a los últimos días del verano, antes del apareamiento y desove. Después de lavarlas en agua tibia les cortarás las ancas, que son muy sabrosas y suculentas. Presentarás las ancas de rana en el refectorio fritas con naranja y pimienta, pero recuerda que también podrás hacer con ellas  albondiguillas. Éstas se preparan quitando los huesos y picando la carne de las ancas y, sazonando con todas especias. Después echarás a la masa un poquito de pan rallado, yemas de huevos crudos y algo de sal; tendrás aparejado caldo de garbanzos con lardo y harás las albondiguillas de carne de rana, pero antes de servirlas a los religiosos has de cuajarlas  con yemas de huevos y agrio de limón. Este plato gusta mucho a los frailes porque es un  manjar muy sano y delicado” (Recetario, s. f.).

Acompaño esta nota gastronómica sobre cocina capuchina con un grabado popular catalán del siglo XVI que ilustraba la Fábula XX de Esopo titulada: «De la soberbia rana y del ferocíssim Toro».

Fray Valentí Serra de Manresa, es religioso capuchino
y colaborador de Fray Ramón, el Ermitaño de los Pirineos